Por: Gerardo Torres Valdés

México es uno de los países con más tratados de libre comercio en el mundo, actualmente tiene 12 con 46 países; sin embargo, no los ha aprovechado, sigue dependiendo de un solo mercado: Estados Unidos. Según datos de la Secretaría de Economía (2020) el 81.2% de las exportaciones mexicanas van dirigidas a Estados Unidos, en segundo y tercer lugar están Canadá y China con el 2.7% y el 1.5% de las exportaciones respectivamente. Tener al mayor mercado global de bienes de consumo, que es Estados Unidos, ha sido de gran ayuda para el desarrollo de la economía mexicana, la implementación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en la década de 1990, ahora Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T- MEC), permitió que se establecieran cadenas de valor de grandes empresas extranjeras, generando un polo de desarrollo en el norte y centro del país; no obstante, esta dependencia económica es un arma de doble filo, cuando el mercado interno de Estados Unidos se encuentra en crisis las exportaciones mexicanas van a la baja. El depender de un solo mercado hace vulnerable al Producto Interno Bruto (PIB) de México.

El Gobierno Federal necesita aprovechar los tratados de libre comercio con los que cuenta el país. Dentro del programa sectorial 2020-2024 realizado por la Secretaría de Economía la estrategia prioritaria 4.2 menciona que es imperativo diversificar los mercados de destino de las exportaciones mexicanas para reducir la vulnerabilidad y aprovechar nuevas oportunidades comerciales; pues a tres años de gobierno dicha estrategia no se ha puesto en marcha por parte de las autoridades mexicanas. El país debe reforzar las relaciones con sus pares latinoamericanos, porque a pesar de la cercanía geográfica que tiene con ellos el libre comercio es casi nulo.

La Alianza del Pacífico (AP), un mecanismo de integración entre Chile, Colombia, México y Perú, el cual tiene como objetivo consolidar un área de integración honda basada en cuatro pilares: 1) libre circulación de bienes y servicios, 2) libre circulación de capitales y personas, 3) fomento a la cooperación empresarial, 4) coordinación empresarial; dicha iniciativa no ha sido aprovechada, cabe mencionar que, dentro de la AP, existen Estados observadores que tienen la intención de en algún momento formar parte de esta Alianza debido a su poderío comercial y económico en la región. De acuerdo con Alfredo Ferrero (2013) la importancia de la Alianza del Pacífico radica en que representa el 2.7% del PIB mundial, generan el 50% del comercio latinoamericano y el 49% de las exportaciones de la región; juntos serían la 8a. o 9a. economía del mundo.

En la relación comercial con la Unión Europa (UE) se tiene el Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea (TLCUEM), tampoco se le ha sacado rédito. Europa es un mercado potencial para las exportaciones mexicanas, desde su entrada en vigor (23 de marzo de 2000) el comercio bilateral entre México y la UE se ha triplicado, de acuerdo con Johannes Hauser, Director General de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (CAMEXA) el tratado ayudó para que hubiese más inversión directa europea en México, por otro lado, el número de empresas alemanas se duplicó, actualmente hay 2000. En 2018 se iniciaron pláticas entre el gobierno mexicano y la UE para firmar una nueva versión del tratado, sin embargo, no ha habido avance en ello, para su puesta en marcha requiere de la aprobación del Senado mexicano y el Parlamento Europeo, la revisión jurídica del tratado no se ha discutido. El TLCUEM presenta algunas deficiencias, por ejemplo, no contiene apartados de comercio electrónico y de nuevas tecnologías: no obstante, en el nuevo tratado se plantea realizar modificaciones en los apartados de reglas de origen y de inversión. Es de vital importancia que el Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Economía, retome el tema y México pueda tener un tratado de libre comercio moderno con Europa.

México tiene una posición geográfica privilegiada, tiene salida al Océano Pacífico y Golfo de México, cuenta con puertos marítimos como el de Manzanillo, Lázaro Cárdenas y Altamira en los cuales se desembarcan millones de dólares en mercancías, esto representa una ventaja competitiva de México frente a otras naciones, por ejemplo, el corredor TMEC, que tendrá como punto de partida la ciudad de Mazatlán, Sinaloa, coadyuvará a que las mercancías provenientes de Asia pacífico pasen por México, generando un valor agregado para posteriormente exportarlas a Estados Unidos

A pesar del contexto actual, en donde varios gobiernos están intentando implementar políticas proteccionistas, los tratados de libre comercio llegaron para quedarse. México debe exportar hacia nuevos mercados sin dejar a un lado a su principal socio comercial: Estados Unidos.

Gerardo Torres Valdés

Colaborador

México en el sistema internacional

No responses yet

Deja un comentario